fbpx

¿Insomnio? La cuarentena puede alterar tu sueño

La actual crisis sanitaria y sus efectos (confinamiento, teletrabajo, pérdida de empleos, etc.) está generando en muchas personas cuadros de estrés y ansiedad, los que a veces desencadenan trastornos del sueño.

El insomnio es una patología muy frecuente, que ha mostrado una prevalencia de hasta un 10% en la población. Aumenta con la edad, concentrándose la mayoría de los casos en mayores de 65 años y afectando con más frecuencia a las mujeres.

Estamos enfrentando condiciones de vida muy diferentes a las que tenían usualmente, comienzan a aparecer los cuadros de estrés, porque el organismo se ve sometido a exigencias desmesuradas.

Grados de ESTRÉS

Sobre alerta, un aumento de la autoexigencia.
Dificultades de sueño y disminuye la energía.
Se ve afectada la concentración y la capacidad de rendimiento.
Colapso
Con un cuadro de estrés grado dos, se puede producir una disminución en la calidad reparadora del sueño, y dificultad para dormirse o mantenerse dormido, un claro mensaje de que el cuerpo está siendo sobrepasado.
Paso 1: Reconocer tu insomnio y qué lo causa
Insomnio crónico

Se produce por más de tres veces por semana, aproximadamente. Es distinto del insomnio de ajuste, que se da en el contexto de algún estresor externo, alguna preocupación puntual o algo en el ambiente que generalmente se resuelve al cabo de máximo tres semanas. el tiempo de evolución del insomnio es clave.

La sintomatología de los pacientes con insomnio es que durante el día se sientan cansados, fatigados y más irritados, les cuesta concentrarse, rinden peor.

Esta somnolencia durante el día es un síntoma importante para saber si el insomnio es crónico, de ajuste o está relacionado a otras patologías.

Hay personas que tienen trastornos de movimiento, como el síndrome de piernas inquietas, y es eso lo que les impide quedarse dormidos, no tanto el que no paren de pensar y la ansiedad, sino más bien una incomodidad física.  También están las patologías respiratorias, como los ronquidos asociados a apneas, que los despiertan sistemáticamente a lo largo de la noche. Por otra parte están los trastornos de ritmo circadiano, donde el paciente duerme, pero en un horario que no le corresponde, algo común en la gente joven.

Paso 2: Manejar la ansiedad
Paso 3: Activar una estrategia

Medidas de higiene del sueño:

Consiste en preservar las condiciones para que el sueño se lleve a cabo de manera óptima.
No tomar café ni bebidas estimulantes después de las seis de la tarde.
Realizar actividad fisica.
Leer un libro.
Las interacciones sociales (sean presenciales, virtuales o por teléfono) generan una catarsis emocional que es muy saludable.
Si nada de eso funciona, la mejor alternativa aprobada para el manejo del insomnio es la Terapia Cognitiva Conductual.
Etiquetas:

Síguenos en nuestras redes sociales:

Miembro del grupo:
© Todos los derechos reservados. Página oficial Acromax S.A 2020