fbpx

Claves para aumentar tu productividad

Cómo ser más productivo es algo que seguro te has planteado si valoras tu tiempo y quieres aprovecharlo al 100%. Puede que muchas veces te veas saturado por la cantidad de tareas que se te acumulan en el día a día y no sepas por dónde empezar.  

Te compartimos unas pautas básicas de productividad para que vuelvas a coger el control de tu actividad.

 

No te pases con el azúcar ni la cafeína:

 

Muchas personas abusan de ambas como recursos para aumentar la adrenalina, evitar el cansancio y mejorar sus índices de productividad. Si te pasas, lejos de hacerte un favor, estos elementos pueden hacerte dependiente e improductivo. Puedes tomar un par de cafés al día, pero con moderación.

 

Realiza ejercicio todos los días:

 

Además de los efectos positivos sobre tu cuerpo, la actividad deportiva afecta a tu productividad considerablemente. Realizar entre 10 y 30 minutos de ejercicio de alta intensidad antes de trabajar logra oxigenar el cerebro, liberar endorfinas y mejorar el pulso cardiaco, todo lo que necesitas para ser más productivo y sentirte con más energía.

 

Controla las redes sociales y aplicaciones de mensajería:

 

Estas pueden ser un freno para tu productividad, por lo que de vez en cuando debes cerrar sesión en todas ellas, no tener decenas de pestañas abiertas y retirar todas las distracciones digitales, centrándote exclusivamente en tu trabajo durante 90 minutos. Si haces esto varias veces al día, notarás como eres notablemente más productivo.

 

Haz tus tareas más creativas e importantes por la mañana:

En general, y sobre todo después de una noche de descanso, las personas somos más productivas por las mañanas, franja en la que el cerebro registra un mayor nivel de actividad.

 

Establece metas diarias específicas:

 

El día anterior por la noche o a primera hora de la mañana, es bueno que a través de tu agenda establezcas una lista de metas y tareas que llevar a cabo, que solamente abarque el propio día. Así, también aprenderás a conocer el tiempo que te llevan determinados trabajos.

 

Respeta tus horarios de sueño y descansa lo suficiente:

 

Intenta ir cada día a cama a la misma hora y despertarte más o menos al mismo tiempo los días laborales. No trasnoches, evita la cafeína, el alcohol y las comidas pesadas por la noche e intenta dormir al menos siete horas, las que según la ciencia son el mínimo recomendable para un descanso reparador. 

 

 Haz las tareas que menos te gusten primero:

 De vez en cuando vas a tener pendientes que no te van a gustar. Tienen que hacerse, así que termínalos primero. Si los dejas para después seguirán estando en tu mente y afectando tu productividad.

 

 

 

© Todos los derechos reservados. Página oficial Acromax S.A 2020