fbpx

Congestión nasal en niños

La obstrucción nasal en bebés y niños es un síntoma leve, pero muy molesto. El alivio de la obstrucción nasal es importante para el bienestar de los bebés y los niños. La mejor manera de hacerlo es aplicando unas gotas de suero salino fisiológico por la nariz.

La obstrucción nasal es algo tan simple como la dificultad más o menos intensa para respirar por la nariz.

Cuando un bebé presenta obstrucción nasal, le cuesta respirar por la boca mientras mama o toma el biberón.

La obstrucción nasal puede ser por dos motivos:

 

Porque haya moco en el interior del bebé o niño.

Porque la nariz esté congestionada por un resfriado. La mucosa será más gruesa y el aire tendrá menor espacio para entrar.

En estos casos, a veces, se observa algo de moco transparente o espeso en la nariz. No es grave. Sin embargo, existen soluciones eficaces para aliviar esta molestia.

¿Qué tenemos que hacer?

A pesar de ser un síntoma leve, es bastante molesto para el bebé. La mejor manera de aliviarle es echarle unas gotas de suero salino fisiológico por la nariz.

El suero es una solución isotónica de sodio, no lleva medicamentos. Por tanto, se puede usar tantas veces como se quiera.

 

¿Qué gotea?

Para comprender por qué tu nariz gotea, debes saber qué es la mucosidad. Es el material viscoso, pegajoso y resbaloso que se fabrica dentro de tu nariz (también se lo conoce como "moco"). Créase o no, ¡tu nariz fabrica un cuarto de galón de mucosidad por día!

Aunque es muy desagradable, la mucosidad hace bien. Evita que los gérmenes, el polvo, el polen y las bacterias ingresen en tus pulmones deteniéndolos en la nariz. Pero muchas veces la mucosidad no se queda quieta.

Razones por las que tu nariz gotea

 

Tienes un resfriado o una gripe: si padeces cualquiera de estas enfermedades, tu nariz comienza a fabricar más mucosidad para mantener a los gérmenes invasores lejos de tus pulmones y del resto de tu cuerpo, donde podrían enfermarte más de lo que estás. Todos sabemos lo que pasa después: la mucosidad baja por tu garganta corre por tu nariz, o va a parar a un pañuelo cuando te suenas la nariz. O puede llenar tus senos nasales y esto es lo que te hace sentir congestionado.

 

Tienes alergias: a los niños que padecen alergias les gotea la nariz cuando están cerca de lo que les produce alergia (como el polen o el pelo de los animales). Esto se debe a que sus cuerpos reaccionan a estas cosas como si se tratara de gérmenes.

 

Estás llorando: cuando lloramos, salen lágrimas por las glándulas lagrimales ubicadas debajo de los párpados y drenan a través de los conductos lagrimales que descargan en la nariz. Las lágrimas se mezclan con la mucosidad allí presente y tu nariz comienza a gotear.

 

Hace frío afuera: cuando estás afuera en un día frío, el aire de tu nariz está mucho más caliente que el aire que te rodea. ¿Has notado cómo se llena de vapor el baño cuando te duchas? Algo similar ocurre en tu nariz: las gotas de agua se juntan o condensan. Después, estas gotas se mezclan con tu mucosidad y gotean por tu nariz.

 

 

 

© Todos los derechos reservados. Página oficial Acromax S.A 2020