fbpx

¿Qué son las lágrimas y para qué sirven?

Todos sabemos que las lágrimas ayudan a humedecer y limpiar la superficie del ojo, pero hay más: nos permiten observar con claridad porque cubren o compensan ciertas irregularidades en la superficie de la córnea (parte frontal transparente del globo ocular), de modo que ésta funciona como un cristal perfectamente pulimentado, sin distorsionar las imágenes.

Y ya que hablamos de la córnea, debemos decir que este tejido no cuenta con vasos sanguíneos, por lo que las lágrimas le permiten obtener el oxígeno y los nutrientes que necesita, así como eliminar el bióxido de carbono que produce.

Por si fuera poco, las lágrimas ayudan a remover células muertas y cuerpos extraños, además de que contienen sustancias que evitan infecciones y sirven como vehículo para que las células del sistema inmunológico intervengan en la reparación de heridas corneales.

Composición
Anteriormente se pensaba que la película lagrimal estaba formada casi exclusivamente por agua y minerales, pero ahora sabemos que no es así, ya que cuenta con tres capas o fases que les permiten cumplir sus objetivos:


• Lipídica. Es una capa de aceites grasos que retarda la evaporación de las lágrimas y actúa como lubricante cuando parpadeamos.
• Acuosa. Está compuesta de agua con una alta concentración de sodio y cloro, lo que le permite hidratar a la córnea; también tiene potasio, calcio, magnesio y manganeso, así como nutrientes y agentes limpiadores.
• Mucoide. Es una capa viscosa que permite que las lágrimas se extiendan sobre la superficie ocular, además de que amortigua la presión sobre el ojo e impide que se le adhieran bacterias y residuos.

¿Lo sabías?
Por último, queremos compartir contigo cinco datos interesantes para que amplíes tu conocimiento sobre las lágrimas:

  1. La producción de la película lagrimal requiere el trabajo de muchas estructuras: las glándulas lagrimales y de Zeiss, Moll, Meibomio, Krause, Wolfring y Manz, así como las células caliciformes y las criptas de Henle.
  2. Durante la tercera hora de sueño aumenta la concentración de sustancias antimicrobianas en las lágrimas, por lo que dormir adecuadamente es esencial para mantener la salud ocular.
  3. Parpadear no sólo extiende la película lagrimal sobre el ojo, también “exprime” a las glándulas de los párpados que producen lípidos protectores.
  4. Se estima que la producción de lágrimas por minuto es de 1.2 microlitros, si bien esta cantidad disminuye poco a poco con la edad.

 

© Todos los derechos reservados. Página oficial Acromax S.A 2020